Conoce como el ritmo de la respiración afecta a tu memoria

Científicos de la Universidad de Northwestern en EEUU han descubierto por primera vez que el ritmo de la respiración puede mejorar nuestra capacidad de hacer juicios emocionales y nuestra memoria. Este efecto depende críticamente de si se inhala o exhala aire, y de si se respira por la nariz o por la boca, afirman.

Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Northwestern en EEUU ha revelado que el ritmo de la respiración genera una actividad eléctrica en el cerebro humano que mejora los juicios emocionales y la memoria.

Este efecto de mejora depende críticamente de si se inhala o exhala aire, y de si se respira por la nariz o por la boca, señala asimismo el estudio, publicado por el Journal of Neuroscience.

En este, una serie de voluntarios fueron capaces de identificar el temor en una expresión facial más rápidamente si miraban dicha cara al respirar, en comparación con si la miraban al expirar.

Los individuos también fueron más propensos a recordar un objeto si lo veían mientras respiraban que cuando exhalaban. Este efecto desapareció si se respiraba por la boca.

“Una de las principales conclusiones de este estudio es que hay una diferencia dramática en la actividad cerebral en la amígdala y el hipocampo durante la inhalación, en comparación con la exhalación”, explica una de las autoras de la investigación, la profesora de neurología de la Feinberg School of Medicine de la Universidad Northwestern Christina Zelano. “Cuando inspiras, estás estimulando neuronas de la corteza olfativa, la amígdala y el hipocampo, a través del sistema límbico”.

Primer hallazgo

Los científicos detectaron por primera vez estas diferencias en la actividad cerebral al estudiar a siete pacientes con epilepsia que iban a ser sometidos a una cirugía cerebral.

Una semana antes de la cirugía, a los pacientes se les implantaron electrodos en los cerebros con el fin de identificar el origen de sus convulsiones. Esto permitió a los investigadores registrar datos electrofisiológicos directamente de sus cerebros.

Las señales eléctricas registradas mostraron que la actividad cerebral fluctuaba con la respiración, en áreas cerebrales donde se procesan las emociones, la memoria y los olores.

El hallazgo llevó a los científicos a preguntarse si las funciones cognitivas típicamente asociadas con estas áreas cerebrales -en particular el procesamiento del miedo y la memoria- también podrían verse afectadas por la respiración.

TE PUEDE INTERESAR:  Chamanes del Amazonas crean enciclopedia de medicina tradicional

La amígdala está fuertemente ligada al procesamiento emocional, en particular a las emociones relacionadas con el miedo. Así que los científicos pidieron a unos 60 sujetos que tomaran decisiones rápidas sobre expresiones emocionales en el contexto del laboratorio, al tiempo que registraban su respiración.

Para ello, les presentaron imágenes de caras que mostraban expresiones de temor o sorpresa, y los sujetos debían indicar, lo más rápidamente posible, la emoción que expresaba cada cara.

Resultados obtenidos

Cuando vieron las caras presentadas durante la inhalación, los sujetos reconocieron el temor en ellas más rápidamente que cuando las caras les fueron presentadas durante la exhalación. Esto no funcionó igual para las caras que expresaban sorpresa.

Pero el efecto (la velocidad de reconocimiento del miedo en los rostros al inhalar) disminuyó cuando los participantes realizaron la misma tarea mientras respiraban por la boca.

En un experimento dirigido a evaluar la función de la memoria – relacionada con el hipocampo- se mostró en una pantalla de ordenador, a los mismos voluntarios, imágenes de objetos y se les pidió que los recordaran. Más tarde, se les dijo que los trajeran a la memoria. Se constató así que los participantes los recordaban mejor si habían visto las imágenes durante la inhalación.

Los resultados implican que la respiración rápida puede conferir una ventaja cuando alguien se encuentra en una situación peligrosa: Cuando tenemos miedo, nuestra respiración se acelera, lo que implica que gastamos proporcionalmente más tiempo inhalando que en un estado de calma. Esto podría tener un impacto positivo en la función cerebral y dar lugar a tiempos de respuesta más rápidos ante estímulos peligrosos.

Por otro lado, los resultados obtenidos apuntan a que los mecanismos básicos de la meditación o de la respiración enfocada también pueden ser beneficiosos para el cerebro, ya que, al inhalar, en cierto sentido estaríamos sincronizando las oscilaciones cerebrales a través de la red límbica, ese grupo de estructuras cerebrales que dirigen nuestras emociones y nuestro comportamiento.

TE PUEDE INTERESAR:  Esto es lo que pasa en tu cuerpo cuando bebes agua con el estómago vacío

5 beneficios curativos de una buena respiración

La respiración es un acto tan cotidiano que muchas veces se pierde la noción de cuán importante y benéfica es para la salud. Respirar no sólo mantiene con vida a las personas, también ayuda a aliviar diversos padecimientos. Para aprovechar sus beneficios sólo hay que ser consientes de ella. Aprende a hacerlo a continuación.

1. Purifica: respirar profundamente ayuda a limpiar los pulmones y eliminar sustancias tóxicas que dañan el organismo. Además, ayuda a controlar el estrés y aclara la mente en momentos difíciles.

2. Reduce el dolor: dirigir la respiración hacia la parte dolorida del cuerpo alivia el dolor y libera la tensión muscular. En conjunto la respiración y la mente mejoran las dolencias de todo el cuerpo.

3. Calma: no hay nada mejor como una respiración profunda para tranquilizarte cuando estás molesto, estresado o con ansiedad. Si estás en una difícil situación, respira profundamente diez veces, antes de decir algo o tomar una decisión importante. De esta forma evitas que la ira se apodere de ti y seas presa de tus propias emociones.

4. Mejora la concentración: en cada inhalación y exhalación te proporciona un conocimiento más profundo de ti, te permite salir de la realidad y pensar en positivo. Puedes transportarte a lugares maravillosos con solo cerrar los ojos y respirar lento y profundamente.

5. Conecta: la respiración actúa como un vínculo con el espíritu, es la sincronización del cuerpo y de la mente. La práctica de yoga mejora el manejo de la respiración y es la disciplina que conecta la tríada perfecta de la salud en general: cuerpo-mente-espíritu. Sin embargo, si el yoga no es lo tuyo, con sólo sentarte en un lugar tranquilo y respirar profundamente, logras el mismo efecto.

Aprende a ser consciente de tu respiración, sin duda mejorarás tu salud, tanto física y emocional. ¡Date tiempo para respirar!

Referencia bibliográfica:

C. Zelano, H. Jiang, G. Zhou, N. Arora, S. Schuele, J. Rosenow, J. A. Gottfried. Nasal Respiration Entrains Human Limbic Oscillations and Modulates Cognitive Function. Journal of Neuroscience (2016). DOI: 10.1523/JNEUROSCI.2586-16.2016.

Si te gustó este artículo dale click en ME GUSTA y compártelo en las redes sociales:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here