Todos sabemos que la limpieza dental es parte fundamental de nuestro día a día. Nuestros dientes son sumamente importantes, por esta razón debemos darles el cuidado adecuado y de esta manera poder gozar de unos dientes saludables y fuertes.

Sarro

Es la acumulación de placa bacteriana por falta de higiene, unida a ciertos hábitos como fumar. Suele tener un color amarillento bastante desagradable a la vista. En principio, se deposita en los dientes, pero si no le pones remedio, también afectará a tus encías. Para hacerlo desaparecer es necesario hacer una limpieza profunda y profesional que denominamos raspado radicular. Con este tratamiento no solo retiramos el sarro que está a la vista en la superficie del diente, sino el que está debajo de la línea de las encías.

Si acudes a tu revisión anual puntualmente, te dirán si te hace falta una limpieza dental profesional para mantener tus dientes libres de sarro.

Gingivitis

Encías enrojecidas y sangrantes suelen ser dos de los síntomas más claros de la gingivitis que no es otra cosa que la inflamación de las encías. Es una enfermedad periodontal que no es dolorosa y suele remitir con facilidad si se trata. Si no, puede derivar en una periodontitis.

Una mala higiene suele estar detrás, pero tenemos que decir que hay ciertas situaciones como el embarazo que pueden facilitar su aparición.

A las primeras señales de alarma, consúltanos. Hay pacientes que creen que no tiene importancia que las encías sangren durante el cepillado y la tiene. No es normal por lo que tendremos que descartar si estás usando un cepillo adecuado, si tu técnica es buena o si, en el peor de los casos, tienes gingivitis.

Periodontitis

Consecuencia en la mayor parte de los casos de una gingivitis no tratada y también de enfermedades como la diabetes, la periodontitis es una enfermedad grave que puede significar la pérdida de piezas dentales si no le ponemos freno. ¿Por qué? La infección afectará a todas las partes que sujetan los dientes como la encía, el cemento y ligamento periodontal y el hueso alveolar.

TE PUEDE INTERESAR:  Conoce los increíbles beneficios del cloruro de magnesio para tu salud

Los síntomas más comunes son el retraimiento de la encía y la progresiva separación de ésta del diente lo que hace que se muevan, dolores a la altura de la raíz, abscesos, problemas de masticación o mal aliento.

Uno de los mayores peligros de la periodontitis es que la infección puede extenderse desde la boca a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. Está más que demostrada la relación entre esta enfermedad y los problemas de tipo cardíaco. Ten en cuenta que la salud general comienza en tu boca.

Mal aliento

Según datos del estudio recientemente publicado El mal olor bucal: aspectos teóricos y prácticos, de A. Bosy, el 25% de la población española padece halitosis o mal aliento.Normalmente es un problema de origen bucal, pero que nos cuesta diagnosticar porque a los pacientes les da vergüenza reconocer que lo sufren.

No siempre se debe a una deficiente limpieza, así que te animamos a que venzas el miedo y nos lo comentes. No estás solo ni mucho menos. Entre las causas pueden estar: acumulación de placa bacteriana en la lengua, enfermedades periodontales, problemas en la faringe, procesos de quimioterapia o radioterapia, sequedad bucal, dietas hipocaloricas o el uso de determinados fármacos.

Caries

La verdad es que muchos pacientes todavía desconocen que una caries supone una infección y, por tanto, no es inofensiva. Más bien todo lo contrario. Cuando aparece, en mayor o menor medida destruye parte de las estructuras dentales y, si la dejamos, es capaz de cargarse todo el diente. Es la enfermedad crónica infantil más común y mucho ojo porque pueden aparecer desde el mismo momento en que comienzan a brotar los dientes de leche.

En una fase incipiente puede que no te des cuenta porque son blancas. Si ves un color amarillento o negro –eso que popularmente se dice de tener un diente picado- es que la caries está en un estado intermedio y está destruyendo el esmalte. No esperes a que te duela y acude a un especialista.

TE PUEDE INTERESAR:  Escuchar a la gente que se queja todo el tiempo es malo para nuestro cerebro

¿Como podemos solucionar estos problemas?

Lo recomendable es asistir al dentista cada 6 meses, nosotros recomendamos visitar http://sonriaclinicadental.com/ allí encontraras más información acerca de este tema… Los especialistas recomiendan evitar los dulces y bebidas azucaradas; llevar una alimentación equilibrada, utilizar hilo dental y visitar regularmente al dentista para una limpieza general. pero esto no implica que nosotros podamos buscar algunas alternativas para cuidar y limpiar de manera profunda nuestros dientes.

Con el fin de retirar ese horrible SARRO, usted necesitará:

1 cucharada de Bicarbonato de sodio
½ taza de Agua Oxigenada
½ cucharadita de Sal
Agua tibia
Enjuague bucal antiséptico
Cepillo de dientes
1 Taza
Hilo dental de su preferencia

El bicarbonato de sodio es la herramienta más eficiente para la eliminación de la placa.

Paso 1:

Toma la taza y mezcla 1 cucharada de bicarbonato de sodio con 1/2 cucharadita de sal. Después humedece el cepillo de dientes con agua tibia y sumérgelo en la mezcla que obtuvimos. Frótala en los dientes suavemente con él cepillo y escupe después de unos segundos, realiza este proceso por un lapso de 5 minutos

Paso 2:

Combina ½ taza con agua oxigenada y 1/2 taza de agua tibia y enjuáguese la boca durante 1 minuto. Después de eso, escupa y enjuague con 1/2 taza de agua fría.

Paso 3:

Con el Hilo dental frota el sarro amarillo de los dientes. Debe ser muy cuidado de no raspar las encías ya puede irritar y dañar.

Consejo: utiliza dos dientes entrelazados con el hilo para poder mover el hilo de un lado y otro y remover la acumulación entre los dientes y así sucesivamente de dos en dos.

Paso 4:

Finalmente, enjuaga tu boca con un enjuague bucal antiséptico. Para lograr mejor resultados de preferencia repite este procedimiento cada dos días.

 

Cepillarse los dientes regularmente. Utilizar el hilo dental y hacer movimientos verticales. No olvide el espacio entre los dientes y encías.

Si te gustó este artículo dale click en ME GUSTA y compártelo en las redes sociales:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here