Cuando hablamos de «inteligencia emocional» nos referimos a la capacidad de manejar emociones que impulsan nuestros comportamientos y las relaciones con los demás. El miedo, la ira, la tristeza, el placer y el amor son algunas de ellas.

Controlar y dominar tus emociones y ser el dueño de tu propia vida te permite llegar mucho más fácilmente a la grandeza y la excelencia.

Primero que todo es fundamental que tomes conciencia de tus propias emociones y trates de comprenderte. Igualmente, es necesario tener empatía con otros y comprender sus sentimientos. Para esto, es bueno trabajar en equipo y convivir en un ambiente de tolerancia.

Aplicado al campo empresarial-laboral, este concepto resulta de gran utilidad en el momento de gestionar grupos de trabajo con objetivos comunes.

Quien dirige una empresa no sólo se dedica a hacer cálculos, fortalecer relaciones y dar órdenes desde un nivel superior de mando. También es imprescindible conocer el mapa humano —relaciones, motivaciones, hábitos—  que predomina en la organización.

Recientes estudios en la materia señalan que los gerentes de empresas que han recibido algún tipo de formación en inteligencia emocional han incrementado la productividad de sus empresas en un 18.1%. Esto no sólo confirma las ventajas del concepto, sino que además desmonta el mito según el cual la gestión de compañías sólo puede llevarse a cabo a través de métodos racionales.

De hecho, los partidarios de la inteligencia emocional hablan de crear un nuevo perfil de directivo en el que predominen los siguientes aspectos:

  • Autoconocimiento: conocer y manejar sus propias emociones en el día a día. Esto le ayudará gestionar con mayor acierto las distintas tareas que se proponga.
  • Autocontrol: del mismo modo, debe saber cuáles son los límites de cada emoción y en qué casos es preciso transmitir o generar algunas de ellas.
  • Empatía: el directivo debe ser capaz, sobre todo, de reconocer las emociones en las personas que tiene a cargo y ponerse en su lugar. Ésta es una de las reglas esenciales de la inteligencia emocional.
  • Habilidades sociales: con el tiempo, un líder que aplique y desarrolle la inteligencia emocional despertara aptitudes para la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la capacidad para gestionar momentos de crisis y la comunicación eficaz y oportuna.
  • Flexibilidad: el líder rígido e inflexible es una especie en vía de extinción. La idea es fomentar un perfil más propicio a la comprensión y el diálogo.
  • Optimismo: los proyectos sólo tienen éxito si al frente se encuentran personas que crean en la consecución de los objetivos. La inteligencia emocional también consiste en saber transmitir estas actitudes para que se incorporen a la rutina de los grupos.
TE PUEDE INTERESAR:  12 Maneras para amarse a uno mismo

La inteligencia emocional en la empresa o campo laboral. (Consejos)

En uno de los apartados de su libro ‘Emotional Intelligence’ (en español: ‘Inteligencia emocional’), el psicólogo norteamericano Daniel Goleman reflejó los resultados de un estudio sobre las ventajas de aplicar la inteligencia emocional en la empresa.

Dicho estudio, que se realizó entre 600 compañías pertenecientes a más de 20 campos productivos, dejó como resultado un conjunto de prácticas comunes entre las empresas que en Estados Unidos han incorporado los fundamentos de la inteligencia emocional a su filosofía corporativa. Algunas de esas prácticas son:

  • Equilibrio entre los aspectos humanos y financieros de la organización.
  • Estimulación permanente a la mejora de los procesos.
  • Comunicación clara y abierta entre los distintos departamentos de la empresa.
  • Aumento de la confianza entre los departamentos y de éstos hacia los directivos.
  • Fortalecimiento de relaciones internas y externas.
  • Colaboración, apoyo y solidaridad.
  • Innovación permanente: cada tarea puede ser mejor la próxima vez.
  • Aceptación de riesgos y aprendizaje común.

La importancia de la inteligencia emocional

La importancia de la Inteligencia emocional tiene que ver con saber controlar las emociones para nuestro propio bienestar. Conseguir dicha Inteligencia emocional es lo que nos va a permitir realmente vivir una vida con mayor confianza y seguridad.

Como bien nos hace reflexionar Daniels Mezzadri en su blog: “…la batalla más dura que debemos librar está en la persona que verás justamente frente al espejo del baño cuando levantas la cabeza después de cepillarte los dientes… Si! La batalla es contigo mismo, la batalla está dentro de cada uno de nosotros. Si leer completo “la batalla mas dura que debemos librar,” aqui les dejo este link para que visiten su blog y profundicen sobre este tema que de verdad esta muy bueno.

TE PUEDE INTERESAR:  Cómo lidiar con la indiferencia Emocional de nuestro entorno

La inestabilidad de estas personas ocurre porque para lograr dicha inteligencia emocional, lo primero que hay que hacer, es reconocer en uno mismo las propias debilidades y defectos, y para ser más duro quizás podríamos hablar de tener que derrotar a ese lado “bruto” y “estúpido” que hay en nosotros.

A partir de allí, del analisis de esas debilidades, de reconocerlas, se consigue algo muy valioso, adquirir la empatía. Eso es comprender lo que sienten los demás, se comienza a desinflar el ego, y se tiene más cuidado de las cosas que se dicen y de las reacciones que se tienen; es como toda una profilaxis mental que te libera de la egolatría, de la soberbia, de la mezquindad y de otros conflictos mentales que no dejan tranquila a una parte de nuestro ser.

Es como una revolución mental, puesto que te acostumbras a vigilar cada uno de tus pensamientos para hacer lo correcto ya no sólo para beneficio de uno sino para el bien de los demás. Eso es algo muy importante, porque de esa forma nuestra conciencia está tranquila. Pero claro, el aprender o adquirir la Inteligencia emocional es un proceso que toma su tiempo, es un camino sinuoso, con altibajos y que sin embargo, vale la pena atravesar porque en el control de nuestras emociones está la clave de nuestra felicidad. Y no olvidar que dicho control implica perseverancia en decretar pensamientos positivos en la mente.

Si te gustó este artículo dale click en ME GUSTA y compártelo en las redes sociales:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here