No hay un día para la mujer, hay una mujer que vive todos los días y para ella estas letras...

La mujer es el ser más extraordinario que Dios en su divina sabiduria permitío que existiera como extensión de la naturaleza, es tan perfecta que es sagrada, es tan hermosa que nubla no solamente la vista sino todos los sentidos, es tan privilegiada que permite que la vida continue desde su interior y se extienda de generación en generación, es tan sublime que no existen las palabras suficientes para poder describirla, es tan fuerte que puede soportar cualquier dolor del alma, corazón o del cuerpo, es tan magica que lo que toca se convierte en amor; y solamente puede ser superada por una MADRE.

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados.

Una mujer que siendo joven, tiene la reflexión de una anciana y en la vejez trabaja con el vigor de la juventud.

Una mujer, que si es ignorante, descubre con más acierto los secretos de la vida que un sabio, y si es instruida se acomoda a la simplicidad de los niños.

Una mujer, que siendo pobre se satisface con los que ama, y siendo rica, daría con gusto sus tesoros por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud.

Una mujer que siendo vigorosa, se estremece con el llanto de un niño, y siendo débil se reviste a veces con la bravura de un león.

Una mujer que mientras vive no la sabemos estimar, porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta daríamos todo lo que poseemos por mirarla de nuevo un solo instante, por recibir de ella un solo abrazo, por escuchar un solo acento de sus labios.

De esa mujer no averigües por su nombre, porque ella puede ser tu hija, tu hermana, tu esposa o tu querida madre.

Gracias mujeres por existir!!!

TE PUEDE INTERESAR:  Las dos caras de la mentira

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here